José Manuel Díaz Palomares – Indoor Track Records 2019-06-01

/, New Record, Ride Report/José Manuel Díaz Palomares – Indoor Track Records 2019-06-01

Congratulations to José Manuel Díaz Palomares for setting the following records on 2019-06-01:

Distance Event Kilometers Time Avg Sp (Km) Avg Sp (Miles)  
100 Kilometer indoor track 03:03:10.36 32.76 20.35  
200 Kilometer indoor track 06:15:28.53 31.96 19.86  
300 Kilometer indoor track 09:39:44.01 31.05 19.29  
500 Kilometer indoort rack 16:43:21.25 29.90 18.58  
1000 Kilometer indoor track 1:14:23:16.08 26.05 16.19  
         
Distance Event Miles Time Avg Sp (Miles) Avg Sp (Km)  
100 Mile indoor track 05:00:26.60 19.97 32.14  
200 Mile indoor track 10:27:55.34 19.11 30.76  
300 Mile indoor track 16:08:32.63 18.58 29.91  
500 Mile indoor track 1:05:13:27.53 17.11 27.53  
         
Timed Event Miles Kilometers Avg Sp (Miles) Avg Sp (Km)
6 Hour indoor track 119.296 191.988 19.88 32.00

 

Here is his Spanish report:

He necesitado unos días para ir asimilando lo que ocurrió en el Velódromo de las Illes Balears, posiblemente sea poco, y lo primero es acordarse del trabajo previo para tener todo listo antes de empezar a rodar, aquí empieza el esfuerzo de un equipo de trabajo que se ha volcado para que yo pueda contar esta historia.

Cosa rara en mi duermo muy bien la noche anterior, con la tranquilidad que el trabajo está hecho y que a diferencia de otras pruebas no depende de una buena salida, colocación, ni nada estresante, se que esto se cocinará a fuego lento y que hay que tener calma. Con esta premisa nos presentamos en el Velódromo, vamos preparando todo y me preparo para arrancar a los 8.00am rodeado de mi equipo y de muchos compañeros, destacando en bloque los MEB, además, repartidos durante la prueba acudieron muchos amigos animarme y pasar un rato allí y me han llenado de ánimo y cariño, me ha encantado sentirme tan arropado.

Empiezo a muy buen ritmo, animado pero prudente, siempre me cuesta coger el ritmo, pero sobre los 40-45 minuto estabilizo el ritmo cardiaco y se pone velocidad de crucero, bien alimentado e hidratado por el equipo van cayendo los kilómetros, paso los 100, los 200, 300……voy rodando muy bien, paradas breves y sin incidencias pasan las primeras 23 horas sin altibajos y muy constante y contento, superando la noche sin ningún problema, comiendo y bebiendo de manera regular y constante y solo productos naturales. En este momento, cerca de las 24 horas el Velódromo empieza a tomar vida, vuelven los MEB, me animan y jalean haciendo la ola a mi paso y me crezco, me salgo del ritmo y esto hace que poco después tenga mi primer bajón, no fue serio, pero si un aviso, empiezan molestias musculares, pero consigo rehacerme apoyado en los míos y sigo rodando más o menos bien, aunque ya más lento y sintiendo que las molestias van en aumento. Aquí decidimos avisar al fisio para descargar la zona lumbar y cervical, las piernas van bien, aunque en las rodillas también empieza a notarse la carga.

Aunque no tengo muy claros los horarios, creo que sobre mediodía del domingo comienza el calvario, las fuerzas empiezan a abandonarme, los dolores se multiplican, paro a  masajes y poner crema calmante cada poco, me viene bien porque también aprovecho para pequeños descansos, llevando siempre bien la alimentación e hidratación, pero creo que es al salir de una comida más larga, al volver a coger la bici noto que el brazo derecho esta inerte, me cuesta sujetar la bici y desde fuera debe verse muy claro porque mi equipo decide pararme y hacerme dormir un rato, lo hago durante 20´, me fijan un poco el hombro y vuelta a la pista, la parada total fue de unos 30-35 minutos, contando que decidimos cambiar las ruedas lenticulares por las habituales, mucho más ligeras y a partir de ahí las molestias del brazo remiten, las demás no y las fuerzas no vuelven, la cabeza y el corazón me mantienen en pista, sé que lo tengo bien encarrilado si no me rindo y, a tirones voy haciendo, muy animado por la cantidad de gente de la bici que fueron pasando y muy agradecido a los 30-40 que deciden esperar a que acabe la prueba entre sus muestras de cariño.

Ha sido una experiencia ÚNICA e IRREPETIBLE, el final soñado entre amigos, equipo, familia, ver la emoción de todos me hace sentir una felicidad enorme, lo hemos conseguido, a falta de 10 vueltas  reúno a todo mi equipo para mostrarles mi agradecimiento, soñaba con poder llegar a ese momento, les agradezco sus continuas muestras de apoyo, como me habían ido transmitiendo todos los mensajes de ánimo del exterior, poniéndomelos en pantalla y sacándome muchas sonrisas al motivarme, por fin en la última vuelta para poder rendir homenaje a 4 amigos que no han podido venir, pero que han estado durante 38 horas 23 minutos y 16 segundos dándome su apoyo desde alguna tribuna especial, Puchy, Martí, Mandy y Álvaro, espero hayáis estado cómodos.

Ha sido una experiencia durísima, lo más difícil que nunca he hecho, pero ha merecido la pena, hemos conseguido el Récord Mundial de 1.000 km, y siete más: 100, 200, 300 y 500 kilómetros, 300 y 500 millas y el de 6 horas, ni podía ni debía ser fácil, pero ya esta aquí.

No puedo olvidarme de todos mis patrocinadores, tanto los particulares que me acompañan todo el año, como los que se han unido a este reto en favor de Life Mu Ghetto, los niños ugandeses que me han apoyado en la distancia y a los que conectaron en dos ocasiones para verme y animarme, toda una gran experiencia para ellos y para mí.

Agradecer a los dirigentes y trabajadores del Velódromo por las facilidades que nos dieron,  a mi entrenador y nutricionista Andreu Canals su gran trabajo esta temporada, a mi amigo Víctor que me hizo ciclista a base de años de esfuerzo y sacrificio, a Rolando de Sport Bequi por tratarme como a un “pro” y estar siempre pendiente de toda la técnica, sin dejar el lado  humano, a Vicens de Fisiosan por sacarme en tres ocasiones del colapso muscular, a mi madre, auténtico espejo donde mirarme, el mayor y mejor ejemplo a seguir en mi vida, a mi hermana por venir de Madrid acompañándola y  por venir a acompañarme ya de forma habitual en mis aventuras, cuidarme y darme el cariño familiar.

Y mi equipo, ya quisiera el Sky, gracias Ana y Jimmy, por venir a la Isla a ayudarme, a Agustín, Sebastián, Rosa con las tortillas, todos colaborando y a Patrizia, siempre pendiente de todo, siempre al pie del cañón desde meses antes en la preparación, tramitando documentos, multiplicándose y sacrificando mucho para que yo pudiera cumplir este sueño, sin tu ayuda esto no hubiera llegado a realizarse.

Agradecimiento especial al esfuerzo que han hecho los jueces de la prueba, han tenido que estudiarse el reglamento, comprometerse con la WUCA y estar allí a turnos durante 40 horas, Marta, Beleta, Sebas, Joan, David y mención especial para Marcos, por el gran trabajo realizado, diseñando y cuidando todo lo relativo al cronometraje.

Por último, y no menos importante, a mi hijo, al que quizá le robo tiempo, pero seguro le quito momentos de compartir con su padre, espero algún día valore todo esto, pero para mí el simple hecho de verle en la pista me sacaba una sonrisa, me daba fuerzas y un plus de motivación.

El Récord tendrá mi nombre, pero este RÉCORD ES DE TODOS.

 

Here is his English report:

He necesitado unos días para ir asimilando lo que ocurrió en el Velódromo de las Illes Balears, posiblemente sea poco, y lo primero es acordarse del trabajo previo para tener todo listo antes de empezar a rodar, aquí empieza el esfuerzo de un equipo de trabajo que se ha volcado para que yo pueda contar esta historia.

Cosa rara en mi duermo muy bien la noche anterior, con la tranquilidad que el trabajo está hecho y que a diferencia de otras pruebas no depende de una buena salida, colocación, ni nada estresante, se que esto se cocinará a fuego lento y que hay que tener calma. Con esta premisa nos presentamos en el Velódromo, vamos preparando todo y me preparo para arrancar a los 8.00am rodeado de mi equipo y de muchos compañeros, destacando en bloque los MEB, además, repartidos durante la prueba acudieron muchos amigos animarme y pasar un rato allí y me han llenado de ánimo y cariño, me ha encantado sentirme tan arropado.

Empiezo a muy buen ritmo, animado pero prudente, siempre me cuesta coger el ritmo, pero sobre los 40-45 minuto estabilizo el ritmo cardiaco y se pone velocidad de crucero, bien alimentado e hidratado por el equipo van cayendo los kilómetros, paso los 100, los 200, 300……voy rodando muy bien, paradas breves y sin incidencias pasan las primeras 23 horas sin altibajos y muy constante y contento, superando la noche sin ningún problema, comiendo y bebiendo de manera regular y constante y solo productos naturales. En este momento, cerca de las 24 horas el Velódromo empieza a tomar vida, vuelven los MEB, me animan y jalean haciendo la ola a mi paso y me crezco, me salgo del ritmo y esto hace que poco después tenga mi primer bajón, no fue serio, pero si un aviso, empiezan molestias musculares, pero consigo rehacerme apoyado en los míos y sigo rodando más o menos bien, aunque ya más lento y sintiendo que las molestias van en aumento. Aquí decidimos avisar al fisio para descargar la zona lumbar y cervical, las piernas van bien, aunque en las rodillas también empieza a notarse la carga.

Aunque no tengo muy claros los horarios, creo que sobre mediodía del domingo comienza el calvario, las fuerzas empiezan a abandonarme, los dolores se multiplican, paro a  masajes y poner crema calmante cada poco, me viene bien porque también aprovecho para pequeños descansos, llevando siempre bien la alimentación e hidratación, pero creo que es al salir de una comida más larga, al volver a coger la bici noto que el brazo derecho esta inerte, me cuesta sujetar la bici y desde fuera debe verse muy claro porque mi equipo decide pararme y hacerme dormir un rato, lo hago durante 20´, me fijan un poco el hombro y vuelta a la pista, la parada total fue de unos 30-35 minutos, contando que decidimos cambiar las ruedas lenticulares por las habituales, mucho más ligeras y a partir de ahí las molestias del brazo remiten, las demás no y las fuerzas no vuelven, la cabeza y el corazón me mantienen en pista, sé que lo tengo bien encarrilado si no me rindo y, a tirones voy haciendo, muy animado por la cantidad de gente de la bici que fueron pasando y muy agradecido a los 30-40 que deciden esperar a que acabe la prueba entre sus muestras de cariño.

Ha sido una experiencia ÚNICA e IRREPETIBLE, el final soñado entre amigos, equipo, familia, ver la emoción de todos me hace sentir una felicidad enorme, lo hemos conseguido, a falta de 10 vueltas  reúno a todo mi equipo para mostrarles mi agradecimiento, soñaba con poder llegar a ese momento, les agradezco sus continuas muestras de apoyo, como me habían ido transmitiendo todos los mensajes de ánimo del exterior, poniéndomelos en pantalla y sacándome muchas sonrisas al motivarme, por fin en la última vuelta para poder rendir homenaje a 4 amigos que no han podido venir, pero que han estado durante 38 horas 23 minutos y 16 segundos dándome su apoyo desde alguna tribuna especial, Puchy, Martí, Mandy y Álvaro, espero hayáis estado cómodos.

Ha sido una experiencia durísima, lo más difícil que nunca he hecho, pero ha merecido la pena, hemos conseguido el Récord Mundial de 1.000 km, y siete más: 100, 200, 300 y 500 kilómetros, 300 y 500 millas y el de 6 horas, ni podía ni debía ser fácil, pero ya esta aquí.

No puedo olvidarme de todos mis patrocinadores, tanto los particulares que me acompañan todo el año, como los que se han unido a este reto en favor de Life Mu Ghetto, los niños ugandeses que me han apoyado en la distancia y a los que conectaron en dos ocasiones para verme y animarme, toda una gran experiencia para ellos y para mí.

Agradecer a los dirigentes y trabajadores del Velódromo por las facilidades que nos dieron,  a mi entrenador y nutricionista Andreu Canals su gran trabajo esta temporada, a mi amigo Víctor que me hizo ciclista a base de años de esfuerzo y sacrificio, a Rolando de Sport Bequi por tratarme como a un “pro” y estar siempre pendiente de toda la técnica, sin dejar el lado  humano, a Vicens de Fisiosan por sacarme en tres ocasiones del colapso muscular, a mi madre, auténtico espejo donde mirarme, el mayor y mejor ejemplo a seguir en mi vida, a mi hermana por venir de Madrid acompañándola y  por venir a acompañarme ya de forma habitual en mis aventuras, cuidarme y darme el cariño familiar.

Y mi equipo, ya quisiera el Sky, gracias Ana y Jimmy, por venir a la Isla a ayudarme, a Agustín, Sebastián, Rosa con las tortillas, todos colaborando y a Patrizia, siempre pendiente de todo, siempre al pie del cañón desde meses antes en la preparación, tramitando documentos, multiplicándose y sacrificando mucho para que yo pudiera cumplir este sueño, sin tu ayuda esto no hubiera llegado a realizarse.

Agradecimiento especial al esfuerzo que han hecho los jueces de la prueba, han tenido que estudiarse el reglamento, comprometerse con la WUCA y estar allí a turnos durante 40 horas, Marta, Beleta, Sebas, Joan, David y mención especial para Marcos, por el gran trabajo realizado, diseñando y cuidando todo lo relativo al cronometraje.

Por último, y no menos importante, a mi hijo, al que quizá le robo tiempo, pero seguro le quito momentos de compartir con su padre, espero algún día valore todo esto, pero para mí el simple hecho de verle en la pista me sacaba una sonrisa, me daba fuerzas y un plus de motivación.

El Récord tendrá mi nombre, pero este RÉCORD ES DE TODOS.

 

2019-06-23T13:41:14-07:00
This website uses cookies to make the website work properly and to provide services to our members and site visitors. Privacy Policy. OK